Seguidores

25/10/13

2º Reto: el número 666

Aquí vengo con el segundo reto de Acompáñame para Halloween.
Dicen que es difícil, pero yo me lo he pasado pipa buscando entre todas las fotos que tengo alguna que pueda encajar con las frases que nos han propuesto.
De eso va el reto, nos han propuesto una serie de frases y tenemos que buscarle imagen a cinco de ellas a nuestra elección, más una frase propia con su correspondiente imagen.

Estas son mis elegidas con sus fotos:

Envenenando el futuro


La comida de Halloween


Winter sangriento


Andando entre zombies


Enfrentándose al miedo


Y esta es mi propuesta:

Ojos de zombie

21/10/13

El Tiempo Entre Costuras

Esta noche se estrena (¡por fin!) en Antena3 la serie basada en el best seller de María Dueñas, El tiempo entre costuras. Esta novela la leí hace tiempo, de hecho ya la reseñé en el blog de lectura en el que colaboro Páginas en blanco. Así que con motivo del estreno de la serie que han adaptado para la TV, aquí os dejo la reseña, para refrescar la memoria si lo leíste en su día, o para ponerte los dientes largos y animarte a leerla, pues es una lectura que recomiendo encarecidamente, un argumento que engancha con un hilo conductor de los que no puedes parar de leer.

Título: El tiempo entre costuras
Autora: María Dueñas
Páginas: 631
Editorial: Temas de hoy
ISBN: 9788484607915
Año de edición: 2009
Formato: Tapa dura con sobrecubierta
Género: novela histórico-romántica
PVP: 22€





Sinopsis: La joven modista sira Quiroga abandona Madrid en los meses previos al alzamiento, arrastrada por el amor desbocado hacia un hombre a quien apenas conoce. Juntos se instalan en Tánger, una ciudad mundana, exótica y vibrante donde todo lo impensable puede hacerse realidad. Incluso, la traición y el abandono.
Sola y acuciada por deudas ajenas, Sira se traslada a Tetuán, la capital del Protectorado español en Marruecos. Con argucias inconfesables, y ayudada por amistades de dudosa reputación, forja una nueva identidad y logra poner en marcha un selecto atelier en el que atiende a clientas de orígenes remotos y presentes insospechados.
A partir de entonces, con la contienda española recién terminada y la europea a punto de comenzar, el destino de la protagonista queda ligado a un puñado de personajes históricos entre los que destacan Juan Luis Beigbeder – el enigmático y escasamente conocido ministro de Asuntos Exteriores del primer franquismo – su amante, la excéntrica Rosalinda Fox, y el agregado naval Alan Hillgarth, jefe de la inteligencia británica en España durante la Segunda Guerra Mundial. Entre todos ellos la empujarán hacia un arriesgado compromiso en el que las telas, las puntadas y los patrones de su oficio se convertirán en la fachada visible de algo mucho más turbio y peligroso.
Escrita con una prosa espléndida, avanza con un ritmo imparable por los mapas, la memoria y la nostalgia, trasportándonos hasta los legendarios enclaves coloniales del norte de África, al Madrid proalemán de la inmediata postguerra y a una Lisboa cosmopolita repleta de espías, oportunistas y refugiados sin rumbo.
El tiempo entre costuras es una aventura apasionante en la que los talleres de alta costura, el glamour de los grandes hoteles, las conspiraciones políticas y las oscuras misiones de los servicios secretos se funden con la lealtad hacia aquellos a quienes queremos y con el poder irrefrenable del amor.

Mi opinión:

He aquí una de esas novelas de las que jamás podrás ya desligarte, y a la que evocarás en futuras novelas que llegues a leer de esta misma temática. Una increíble historia, contada en primera persona, con una perspectiva humilde, sencilla, pero llena de fuerza. Las mismas fuerzas que hacen que la protagonista avance sin titubear hacia su destino. Pues sira Quiroga, a pesar de ser de una familia pobre, criada por su madre, sabe ir tomando las decisiones pertinentes a lo largo de su vida, desde que ésta toma un rumbo en solitario. Hasta ese entonces Sira ha sido una simple muchacha de la década de los ´30 del siglo pasado, donde habría pasado de manos de su madre a las de su futuro marido. Pero en el último momento se enamora perdidamente del hombre equivocado. Esas son las raíces de la leyenda de Arish Agoriuq, la modista de la jet set nazi del franquismo en los primeros años de la dictadura.
Escrita inteligentemente, con una prosa muy directa y fluida que te atrapa desde la primera línea. Los escenarios, reales como los personajes históricos con los que interactúa Sira, son fielmente descritos, dándole a las palabras esa magia que te hace trasportarte al mismo lugar, respirando el mismo aire que la protagonista.
María Dueñas ha sabido hilvanar con gran maestría aquellos acontecimientos y escenarios históricos, creando una historia ficticia que muy bien podría haber sucedido.
Si te gustan las novelas históricas salpicadas con algo de intriga, emoción, amor, y con espías de por medio; ésta es tu novela. 100% recomendable, tanto para leer tú, como para hacer un regalo de los que dejan huella.

20/10/13

Muelle

El primer chat que descubrí fue a principios de la década pasada, era un chat de teletexto (concretamente de TVE). Se interactuaba a través de mensajes del móvil y con tu nick previamente escogido salía tu texto en la pantalla de tu tele. Era bastante carillo pero había un truqui para mandar todos los mensajes que quisieras y éstos te salieran gratis.
La verdad es que hice en aquella época grandes amigos, pero como lamentablemente todo tiene caducidad, a día de hoy solo conservo la de mi buen amigo Agus de Córdoba, y mis titos Hevia y Pere de Mollet.
Todo esto viene porque me he acordado esta mañana viendo unos graffitis que en una de aquellas tardes de chat, nos entró un tal Muelle, graffitero de toda la vida, con quien daba gusto hablar y se le veía entendido del tema. El sector madrileño del chat se quedó flipando, pues conocían su firma de verla por las calles de la capital. Yo, amante del arte urbano (que no de las pintadas/marranadas de algunos) también he hecho mis pinitos en mis años mozos, spray en mano delante de una pared inmaculada. El caso es que siempre he guardado con cariño en la memoria aquella tarde, creo recordar que fue en 2003; y hoy me he puesto a buscar a Muelle en Google, y cual ha sido mi sorpresa cuando he descubierto que sí, fue un famoso graffitero de los ´80, adelantado de su tiempo como todos los genios; pero falleció en 1995 a la temprana edad de 29 años.



Me he quedado muy decepcionada, pero a pesar del engaño, muy común en chats y demás cibersitios de este tipo; he estado indagando sobre el malogrado graffitero. Y por lo menos hoy puedo decir que sé de su existencia.
El boom de libertades que se dio en los años ´80, musicalmente hablando en la capital fue la famosa Movida Madrileña, conocida mundialmente. Pero no solo se dio en la música, sino en todos los campos artísticos donde los genios se recrean dejándonos al resto boquiabiertos. Uno de esos genios fue Juan Carlos Argüello, Muelle, que destacó en las paredes madrileñas con su propia firma, registrada, dando color a una ciudad hasta entonces anodina.


A día de hoy pocas firmas quedan de Muelle, pero éstas ya hay historiadores y estudiosos del arte que están movilizándose para que sean conservadas, pues son parte viva de nuestra historia más reciente, y sería una lástima que desaparecieran ante nuestras miradas impasibles, y el feroz paso del tiempo.

Uno de los últimos trabajos de Muelle, C/ Montera, Madrid


Os dejo estos enlaces por si queréis saber más de Muelle:


Y de esta web he sacado las imágenes:

Reto Halloweenense en Acompáñame

Ese es el motivo de mi nueva cabecera y presentación de mi blog, para ir acorde con la fecha que se aproxima, y cumplir los retos que desde el blog Acompáñame nos están lanzando a los más atrevidos de la red.



Si te animas a aprticipar, que no te arrepentirás de ello, sigue este enlace que te lleva directamente a la presentación  y primer reto. El segundo nos lo propondrán el miércoles 23, así que sé rápid@!!

9/10/13

Aprieta el gatillo

Microrrelatos espontáneos:


Aprieta el gatillo:

Era tanta la desesperación que no calibró el alcance de sus actos, simplemente apretó el gatillo. Un sonido grotesco se oyó entre sus manos, y el animal luchó con sus uñas para librarse del abrazo mortal al que la odiosa niña lo sometía.

–¡¡Mamiiii!! ¡Yo quero el atito!
–Te he dicho mil veces que bastantes animales tenemos ya en casa con tu padre –risas comprometidas de la dependienta de la tienda de animales, intentando recuperar el cachorro de las manos de la cría–. Así que suelta el gato ahora mismo y vámonos, que va a empezar el Duque y yo con los platos aún sin fregar.