Seguidores

29/3/12

Otis Redding

Son muchas las canciones que a lo largo de nuestras vidas nos acompañan. Unas nos entran sin más, otras las buscamos, otras a fuerza de oírlas terminan gustándonos, u odiándolas.
Marcan momentos, épocas de nuestra vida. Y con el paso del tiempo, cuando las oímos, tienen esa indescriptible magia de trasladarnos a aquella época que nos evoca.







The dock of de Bay tiene para mí una evocación muy especial, que la llevo conmigo desde el colegio. Y sí, he de reconocer que me gusta el soul, pero de esas cosas una se entera después. Pues otra de las singularidades de la magia es que si un tema te gusta, te gusta y punto. No importa el estilo ni el artista, ni el ritmo ni tan siquiera la letra. Te gusta y ya está.
Así, muchos años después llegué, ¡por fin!, a saber que aquel tema de mi infancia lo cantaba un tal Otis Redding. Y ahora, aún teniendo en mi poder una reedición de su disco póstumo, que salió a la calle un mes después de su muerte (enero de 1968) donde lo publicaba por vez primera, de la mano de la wiki he conocido su corta pero fructífera trayectoria. The dock of the bay fue su gran éxito, dando título a ese disco póstumo.

Y mirad, seguro que hay alguien por ahí que ha escuchado estos temas tan conocidos, pero que no tenían ni idea de que eran cantados por el malogrado Otis.




Otis Redding murió cuando el avión donde viajaba se estrelló en el estado de Wisconsin (EEUU). Tenía 26 años y ya se le conocía como el rey del soul. A su funeral acudieron más de cinco mil personas, entre ellas artistas de la talla de Aretta Frankling, James Brown o Stevie Wonder.




Y para dejaros con un buen sabor de boca, os recomiendo ver este tema que es de los que levantan el ánimo y te hacen sonreir, ver por un momento el mundo de otro color, y sentirte bien contigo y con el resto del planeta.




Gracias, Otis, por estos buenos ratos en compañia de tu voz.

28/3/12

BUSCANDO UN SUEÑO:33º.- Buscando a Edward

Capítulo 33º: Buscando a Edward



BELLA


Alice subió al coche, y nos pusimos en marcha, siguiendo el camino que desembocaba en la casa de los Cullen. El día era, como siempre por esas latitudes, gris y húmedo. Mirando ese cielo siempre encapotado pude entender por qué se habían instalado en esa pequeña y olvidada localidad de la Península del Olympic. Su clima, húmedo y casi siempre lluvioso era el más propicio para ellos. Por la ausencia de sol prácticamente todo el año, ellos podían llevar allí una vida casi humana. Alice me sacó de mi ensimismamiento.

-No está aquí –No me hizo falta preguntarle nada. Por extraño que fuera, ella ya sabía lo que me había llevado hasta allí, y no era el clima precisamente.
-¿No ha venido? –La decepción se notó al instante en mi voz, casi temblorosa. Por un momento la idea de no encontrarlo me cruzó por la cabeza. Alice no le dio tiempo a esa idea de anidar en mi mente.
-No, pero no te preocupes. Te voy a ayudar a encontrarlo –sin apartar la vista del camino, pude apreciar en su cara una sonrisa de complicidad, que le devolví. Algo en mi interior me decía que esta alianza sería buena para mí–. Vamos a mi casa, y desde allí trazaremos un plan, necesito tu ayuda para saber dónde está.
-¿No lo sabes?
-Digamos que,… tengo algunas pistas.
-¿Algunas pistas? –Le pregunté, con curiosidad.
-¿Edward no te ha hablado nunca de nuestras habilidades extrasensoriales?

25/3/12

BUSCANDO UN SUEÑO:32º.- Perdiéndolo, ¿otra vez?

(Esta entrada de hoy va con especial cariño para el pueblo chileno)








Capítulo 32º: Perdiéndolo, ¿otra vez?



BELLA

Noté que algo iba mal al ver su reacción al separarse de mí tan bruscamente. Le echó la culpa a mi sangre, y en cierto modo lo entendía. Era un vampiro y se alimentaba de ella, y verla en mi ropa debería ser una provocación para él. Pero él nunca tomaría la mía, eso lo tenía claro. Lo que me dio realmente mala espina fue al girarse. La expresión de su rostro había cambiado como del día la noche. Sus ojos, ahora oscurecidos por una sombra dura, casi inhumana, me estudiaban en la distancia.

- Bella –me llamó. Con sus ojos ya me lo había dicho todo. Pero quiso hacer la herida más grande, y también me lo dijo con sus palabras, con una voz que no era la suya–, no podemos seguir con esto, es una auténtica locura. Yo soy un vampiro y tú una simple mortal –me quedé clavada al suelo, como si fuera un árbol de gruesas raíces. Y mientras mi corazón se iba rompiendo, otra vez con cada una de las palabras que iba escupiéndome a la cara, su boca seguía lanzándome esas flechas mortales–. Ahora pertenecemos a mundos distintos. No quiero seguir contigo. Es lo mejor. He de irme. Adiós.

21/3/12

BUSCANDO UN SUEÑO:31º.- Sangre

(Esta entrada de hoy va con especial cariño para el pueblo mexicano)


Capítulo 31º: SANGRE



BELLA

El cuerpo de Jacob era pura adrenalina, cada uno de sus músculos temblaba como poseídos por un terremoto interno, que se iba acrecentando conforme esos dos individuos se nos acercaban. Él era un tipo alto, rubio, barbilampiño, el pelo ni corto ni largo. Un cuerpo escultural, fibrado, se escondía debajo de sus desgastadas ropas. Increíblemente atractivo a pesar de la palidez de su piel, aunque con un algo que le daba ese toque de peligro, que a muchas chicas volvería locas. Ella era más baja, pero igual de hermosa. Su cara enmarcada por una maraña de cabellos color del fuego, largos, ondulados, y a pesar de llevarlos cada uno por su lado, le daba un toque sensual con el que la gran mayoría de chicos no podría evitar caer en sus redes. Pálida también, con un cuerpo bien contorneado, con cada curva en su sitio. No pude evitar compararlos con Edward y la familia Cullen, salvo por el terrorífico color de sus ojos escarlatas. Porque sí, en unos instantes llegué a la conclusión de que eran como los Cullen, vampiros. Pero algo en mi interior me decía que no eran exactamente como ellos, como Edward. Si él se hubiese presentado ante mí con esos ojos inyectados en sangre, habría salido corriendo de su lado.

17/3/12

BUSCANDO UN SUEÑO:30º.- Miedo



CAPITULO 30º: MIEDO


BELLA

Los ecos de las palabras de Mia y Jacob retumbaban en mi cabeza como si de tambores de guerra se trataran, cuando me sacaron con especial cuidado del coche de Mia, y me llevaron a casa. Era Jacob quien llevaba la voz cantante, y Mia tan solo era una repetición de lo que él decía. “Es muy peligroso estar a su lado”, “No debes confiar en ningún Cullen”, “No sabes a lo que te expones al estar en su compañía”,… y así hasta la saciedad. Aquel día en que aquella rubia por poco y me mata, mi mente se obstruyó de una manera, que tan solo podía hacer lo que me dijeran la gente de mi alrededor, de tal forma que si me decían que me tirara por un puente al vacío, me tiraría sin dudar. No atiné a nada más, después de sus palabras, lo único que deseaba era sentirme a salvo en casa, lejos de él.  Y vi cómo mi deseo se hacía realidad al abrirse la puerta del coche y ver la familiar cara de Mia, preocupándose por mí. Me sentí a salvo junto a ella, a pesar de que se estaba pasando tres pueblos con su actitud. Hasta llegó a molestarme en un momento dado. Pero después de todo lo que había oído de su boca, después de confesarme abiertamente que era un vampiro; necesitaba más que nunca que alguien me alejara de él. Una vez en el piso sé que Mia y Jacob se aprovecharon de mi estado, y así me liaron para que abandonara rápidamente la ciudad y me alejara de él lo más posible. Solo cuando tuve la maleta hecha y me dejaron un poco de intimidad con Ángela, fui consciente de lo que estaba haciendo, de lo que realmente había pasado, y de lo que sentía.

12/3/12

BUSCANDO UN SUEÑO:29º.- Tiempo



Capítulo 29º: TIEMPO



EDWARD


Si eso era lo que ella quería, sería lo que tendría. No hay criatura más paciente sobre la faz de la tierra que un vampiro; pues a fin de cuentas lo que más nos sobra es precisamente eso: tiempo.
Y el tiempo se fue pasando lentamente, una hora detrás de otra. Y nada. Ella no dio señales de vida. Me limité a dejar pasar ese tiempo, convirtiéndome en la piedra dura y fría que podía llegar a ser, ajeno al resto del mundo, indolente, imperturbable. Aunque realmente no era así. La roca inquebrantable tan solo era por fuera. Por dentro me moría a cada minuto, a cada segundo que pasaba lejos de ella, sin saber ni cómo estaba. Dejé que ese tiempo pasara, impasible en mi habitación, tal vez pendiente de Alice, por si tenía alguna visión de ella.
Un solo día había pasado, veinticuatro largas y angustiosas horas, que para mí parecieron veinticuatro siglos. Y como no podía aguantar por más tiempo su ausencia y su silencio, empecé a llamarla al móvil, y siempre lo tenía apagado. Dos días después, con las fiestas de navidades encima, decidí buscar a Angela y preguntarle por ella. No sabía qué le habría dicho exactamente, pero desde luego no perdía nada por acercarme a ella en la universidad y preguntarle por Bella. Era el último día de clases antes de las vacaciones, Angela y Ben terminaban de almorzar en la cafetería de la biblioteca. Mia no estaba por allí. Desde aquel día me había declarado la guerra, y por mucho que intentara razonar con ella no lograría ni tan siquiera que me escuchara. Pero con Angela y Ben sabía que tenía una vaga oportunidad de hablar civilizadamente con ellos e intentar averiguar algo de Bella.

8/3/12

BUSCANDO UN SUEÑO:28º.- Huyendo de mí





Capítulo 28: HUYENDO DE MÍ


EDWARD



-En un vampiro.

Ya lo había dicho. Ya le había revelado lo que era, un vampiro. ¿Me creería o me tomaría por un loco? Permaneció totalmente callada durante minutos. Yo conducía por la autopista el coche de Mia, a una velocidad prudente, no quería forzar el motor del cacharro. Conforme se iban sucediendo los kilómetros, e iban pasando los minutos, el silencio se iba haciendo cada vez más insoportable. Bella tan solo miraba el asfalto pasar por debajo de nosotros, no había apartado la vista de ese imaginario punto por encima del capó del coche que la tenía hipnotizada. Y a mí me tenía de los nervios. La miraba con el rabillo del ojo, sin apartar la vista de la carretera ni de ella, de su cara, de su expresión o de cualquier movimiento que hiciera. Después de haberle confesado lo que era, confiando en que ella reaccionaría de alguna manera, ver que tal reacción no llegaba me exasperaba. Y venía a ponerle la guinda al pastel el hecho de que precisamente a ella no pudiera leerle la mente. Al salir de la autopista entré en un área de descanso y apagué el motor del coche. Ella ni se inmutó, como si siguiéramos aun por la autopista. Alargué la mano y posándola sobre su hombro llamé su atención dándole dos golpecitos. Reaccionó como si la sacara de un largo sueño.

4/3/12

Promesas Olvidadas

PRESENTACIÓN



PROMESAS OLVIDADAS es la nueva novela que la escritora Iris Martinaya lanza al mercado bajo la EDITORIAL SELEER, el próximo 13 de marzo en su ciudad natal, Málaga. Dicho evento será en la biblioteca Manuel Altolaguirre, C/ Calatraba nº 6, a partir de las 7:30 de la tarde.

Aquí os dejo la portada y contraportada del libro:




Sinopsis de la obra:
Christian Alleix vuelve a casa. Años antes, una absurda discusión con su madre, hizo que el francés se marchara de la villa malagueña en la que pasaba los veranos con esta. Pero en su marcha no sólo la dejó a ella, también dejó a Amélie, la hija de la que fue su niñera, y con la que creció y de la que se enamoró en la adolescencia.
El orgullo lo cegó y dejó pasar demasiados años antes de volver. Ahora ya era tarde para arreglar las cosas con su madre, pero, ¿podría recuperar el cariño, el amor y la confianza de Amie? ¿Estaría ella aún dispuesta a perdonarle, a escucharle siquiera?


Amélie Mercier nunca supo por qué su amado Chistian se marchó dejándola sola, sin una palabra, y cuando más la necesitaba.
Más tarde le tocaría vivir también en soledad y sin el apoyo de la persona amada, el más duro y amargo golpe momento de su vida, la pérdida de sus seres más queridos.
Christian volvía a casa, pero no para buscarla como ella había anhelado, inconscientemente, que algún día hiciera, sino para enterrar a su madre.


¿Habría recordado por fin Christian sus promesas olvidadas?
¿Podrían recuperar el amor que un día se tuvieron?
¿Acaso habían dejado de amarse alguna vez el uno a otro?



Y si quieres saber algo más de la autora, aquí os dejo el enlace de su biografía en la web de la editorial, pinchando AQUI.

Ya sólo me queda deciros que tengo intenciones de trasladarme hasta Málaga para asistir in person a esta presentación, así que con permiso de Iris os invito a tod@s a la misma, y allí nos vemos ;)
Prometo traer muchas fotos, un ejemplar de la novela dedicado por ella, y una detallada crónica de todo lo que allí acontezca, pues me pienso presentar como "enviada especial de la Papelera", cual periodista acreditada, jejeje!!!

BUSCANDO UN SUEÑO:27º.- Soy un vampiro






Capítulo 27: SOY UN VAMPIRO



BELLA

Cruzando el pueblo los vi. El novio de Mia, Jacob, junto a sus dos amigos no nos quitaban el ojo de encima. Recordé cuando esta mañana se me acercó a advertirme del peligro que corría junto a Edward y su familia. Y lo que no me dijo es que él de alguna manera formaba parte de ese peligro, junto al profesor Uley. Había visto cosas muy raras, inexplicables. La rubia de esta mañana tenía los mismos “síntomas” de esa “extraña enfermedad tropical” que decía tener Edward y todos los miembros de su familia, incluido el doctor Cullen. ¿Qué estaba pasando aquí? Desde luego que quería unas respuestas, y el único que me las iba a dar no podía ser nadie más que Edward. Antes de que el coche saliera del pueblo, al cruzarnos con Jacob, le pregunté.

-Edward, ¿En qué te has convertido? ¿Qué sois? ¿Y qué son ellos? –señalé discretamente a Jacob y sus amigos.