8/9/21

Nuevo proyecto en El Club de las Escritoras

 


Desde El Club de las Escritoras, al que tengo el orgullo de pertenecer, se lanza un nuevo proyecto de cara a la Navidad. 

Aquí os dejo toda la información, y el enlace para dirigirte al Club por si eres socia y te interesa participar:

http://elclubdelasescritoras.blogspot.com/2021/08/nuevo-proyecto-en-el-club-antologia.html


Pues por goleada gana el proyecto de la antología navideña.

Así que, las socias del club que quieran participar han de enviarme al correo del club el relato que quiera que aparezca. El mismo puede ser del género que se quiera, mientras que sea romántico y basado en la Navidad.

*yo seguramente aporte uno sobrenatural.

Creo que no somos muchas las que nos hemos animado a participar, así que, rogaría que al menos el relato tuviera entre 2000 y 3000 palabras. Letra Time New Roma y tamaño de la fuente 12.

Avisarles que queremos una antología de calidad para ofrecerles al lector lo mejor de lo mejor. Así que, si alguna socia no se cree capaz de dar la talla, mejor se abstenga por favor.

Para el 1 de Noviembre tienen que estar los relatos presentados, corregidos y listos para ser maquetados. Por lo tanto, disponemos de 2 meses.

Sobre el título de este proyecto... ¿Cuál pondríais vosotras, compis? ¿Pasión de Navidad, el retorno? Sugerencias, por favor.

¿Y quién se ofrece a crear la portada para ambos formatos? ¿Nadia Salamanca? ¿Kelly Dreams? ¿?

Les recuerdo el correo del club:

               elclubdelasescritoras@hotmail.com

¡Espero noticias vuestras!


Y a futuros lectores, ya se irá informando de cómo conseguir este nuevo proyecto una vez se haga realidad. Por cierto, tengo intenciones de participar.

25/3/21

Desde el asiento del copiloto

 Sociedad, definición: “Conjunto de personas que se relacionan entre sí, de acuerdo a unas determinadas reglas de organización jurídicas y constantes, y que comparten una misma cultura o civilización en un espacio o un tiempo determinados.”

Bajo mi punto de vista siempre he englobado el concepto de sociedad a nivel mundial, pero viendo esta definición, la primera que me ha ofrecido el buscador en internet, denoto que es algo más local. Bien lo dice la definición que está sujeta a la cultura. Imposible englobar con unos pocos parámetros la diversidad cultural mundial.

Pues bien, en la actualidad hay un concepto nuevo (y antiguo a la vez, que ha condicionado a las distintas sociedades de las distintas épocas a lo largo de los siglos) que ha logrado transformar las distintas sociedades a lo largo del planeta. Sí, la pandemia.

Ayer mismo salí con mi marido a una consulta médica en un hospital. Iba sentada en el asiento del copiloto como siempre, observando el tráfico, las calles, las personas. Y ya no somos los mismos de antes de la pandemia. En China, sin hacer referencia a este país por ser el origen o no del COVID-19, desde hace mucho tiempo se hace uso de la mascarilla de forma habitual de la gente por la calle. A grandes rasgos dicho uso era en las ciudades a causa de la contaminación atmosférica. Pero da qué pensar que esa sociedad china tan hermética tanto por su idiosincrasia como por el gobierno que tienen, utilicen esa prenda desde hace años con las connotaciones que tiene, haciendo alusión a la similitud con una mordaza, referente de esclavitud, símbolo de libertades mermadas. 

El uso de mascarilla es obligatorio prácticamente en todas las sociedades actuales, no ya por ley, sino porque nosotros mismos como individuos no nos sentimos cómodos ya sin ella. Todas, absolutamente todas las personas que desde mi asiento de copiloto vi ayer, la llevaban. Los niños en el recreo en los colegios, los profesores que los tutelaban en el patio. La gente andando por las aceras, paseando al perro, con las bolsas de la compra. El cartero en su ciclomotor, el policía dirigiendo el tráfico. Los abuelos sentados en los bancos de los parques, guardando la distancia conveniente,... TODOS. Y más allá de su uso por la pandemia, es ya algo mimetizado en nuestro subconsciente. Igual que guardar la distancia de seguridad entre nosotros. Los negacionistas dirían que nos han quitado la voz y nos han aislado. Desde la primera vez que me puse una mascarilla, que fui reacia a ponérmela por el hecho de sentirme ridícula con ella, pensé que un simple trozo de tela en la boca no podría callarnos. Hay que tener muy poco carisma para dejar que una mascarilla nos calle. De hecho, en los dos colegios donde pude ver en el patio a los niños disfrutando del recreo (el primero un colegio de pueblo, el segundo de ciudad), la actitud de estos era la misma. Llevaban sus mascarillas puestas, de colores y dibujos acorde a sus dueños, mantenían sus distancias de seguridad mientras no ejercían ningún juego o deporte; pero la algarabía, gritos, risas y carcajadas que hacen esta franja de edad en sus juegos era la misma de siempre. Por eso digo, nos adaptamos, cambiamos hábitos si es necesario; pero nuestra forma de ser no va a variar por ello. No debe variar por ser lo que somos. 

En estas sociedades (hago alusión en plural al conjunto de las mismas por diferencias culturales, como he indicado al principio) se cambian ciertos parámetros porque va evolucionando al son que suena, pero siempre habrá una parte nuestra que no podrá ser domada, ni por leyes, ni a la fuerza, ni siquiera con una pandemia. Nuestra naturaleza siempre sale a flote y no debemos olvidar que somos nosotros como individuos los que al unirnos, al poner nuestras similitudes y diferencias sobre la mesa los que formamos precisamente la sociedad.

21/2/21

Reina Roja. Reseña

 Retomando las viejas costumbres, aquí os dejo mis impresiones sobre esta novela policíaca que leí el verano pasado:


 REINA ROJA, del autor Juan Gómez-Jurado.

Enlace para visitar su página web, y conocer más tanto de él como de la trilogía que compone Reina Roja:   https://juangomezjurado.com/libro/reina-roja/

De ahí os dejo este resumen de la trama:

Descubre Reina Roja, el éxito que ha cautivado a 1.000.000 de lectores.

No has conocido a nadie como ella…

Vuelve el autor español de thriller más leído en todo el mundo.

Antonia Scott es especial. Muy especial.

No es policía ni criminalista. Nunca ha empuñado un arma ni llevado una placa, y, sin embargo, ha resuelto decenas de crímenes.

Pero hace un tiempo que Antonia no sale de su ático de Lavapiés. Las cosas que ha perdido le importan mucho más que las que esperan ahí fuera.

Tampoco recibe visitas. Por eso no le gusta nada, nada, cuando escucha unos pasos desconocidos subiendo las escaleras hasta el último piso.

Sea quien sea, Antonia está segura de que viene a buscarla.

Y eso le gusta aún menos.

NO HAS LEÍDO NUNCA UN THRILLER COMO REINA ROJA


Y aquí os dejo mis impresiones de esta pedazo de novela. Me gusta leer de todo, y lo cierto es que siento predilección por la novela de aventuras, pero os aseguro que esta es un caramelito muy tentador para quien disfrute de este género, y para quien como yo, quiera disfrutar de una buena lectura.

Antonia Scott y Jon Gutierrez es la pareja más dispar que hayas conocido jamás; pero por circunstancias de la vida, se ven abocados a trabajar juntos. Y aunque parezca mentira, es una delicia verlos en acción. La sorpresa está asegurada. El inspector Gutierrez cautiva por su perseverancia y, aunque pueda parecer un antihéroe, sabrá conquistarte desde el principio de la novela, y eso que él no está gordo, sino fuerte. Así mismo es como logra mellar la voluntad de Antonia, llevarla a su terreno y ponerla en marcha una vez más. Ya os digo, una pareja de lo más atípica en la novela de este género (thriller) con la que delirar. Sabrán cuidarse el uno al otro, y desenmarañar una serie de crímenes perfectos a priori, o no ¿?

Personajes que cautivan, una historia que te engancha, es una de esas novelas policíacas que si te atrapan hasta que no acabes con ella no te va a soltar. El autor tiene muy buen hilo conductor, sabe moverse en ese género, le da intriga, misterio, sensaciones como la angustia y el peligro que te pondrán los pelos de punta y, cuando llegues al final respirarás, pero lo suficiente pomo para coger aire otra vez, pero no te creas que aliviada/o, hay dos libros más de esta trilogía, válgame la redundancia.